lunes, 8 de mayo de 2017

Dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros...

No puedo hablar mal. El tiempo me sigue maravillando cada día, siento el calor en cada brisa cuando roza mi piel, veo la playa cada día, ese azul cristalino que permite ver el fondo y esas ondas que me hipnotizan... Sigo hablando del mar, no pienses mal.
La casa es enorme, pocos muebles: una televisión que no utilizaré, como siempre, un lamparita clásica en la esquina ilumina el salón, casi parece artística y me dan ganas de dibujarla, un cuadro con una amapola de cuatro pétalos, puto cuadro... Demasiado espacio sin nada, casi se permite que el eco resuene a veces... Es fría, incluso cuando sé que fuera hace calor y viento en estas noches, aunque mi dormitorio es cálido, algo desordenado como siempre, pero seguro que eso te lo imaginabas. Fuera de la villa hay campo, 10 minutos de tierra y una carreterita nos separan del conjunto de calles y apartamentos que se iluminan allá abajo de la colina. Se respira calma, solo el ruido del coche de algún vecino se escabulle y entra muy poco frecuente por la ventana.
Mis compañeros me recuerdan a mí, mas joven... Son buenas personas. Parecen sorprendidos de casi todo, pero a la vez se acostumbran rápidamente a todo, o esa es la impresión que me da, aunque no hablamos mucho, francés o quizás ingles de vez en cuando.
Se ven muchas estrellas, creo que hacia algunos años que no veíamos tantas, y se escucha el mundo natural ahí fuera, búhos y pájaros de campo durante esta noche, creo que tenemos un nido por fuera de la ventana del cuarto de baño. Se ven lagartos e insectos durante el día, mariposas... Sí, me sigo repitiendo ese poema de la mariposa siempre que veo una, ha pasado mucho tiempo, pero aún lo guardo en la memoria, como tantos otros.
Siento que la vida no me presiona tanto aquí, no como en otros lugares, quizás sea la actitud de las personas que me rodean y que de alguna forma influyen en mí, quizás este sol que noto en mi piel cada día y me enrojece la piel (sí, aun no me gustan las cremas, déjame).

Estaría nuestra playa por aquí? o nuestra casa? o nuestra estrella? o nuestra vida...?

sábado, 29 de abril de 2017

Y en las noches como ésta la tuve entre mis brazos...

En estas noches, en este lugar, donde hace tanta calor... me tumbo de costado, semidesnudo, intentando dormir... y no puedo. La cama es enorme y siento que me haces falta. Y no sé porque me fui ni porque estamos tan lejos, ni siquiera porque continuo fantaseando con cerrar los ojos y notar tu presencia a mi lado, tumbandote encima de mi, sobre mi espalda desnuda, para darme el único calor que me gusta soportar, para besarme...
Por mi mente cruza una idea, fácil de provocar, fácil de propagar. Te estoy echando de menos mucho mas de lo que podía llegar a imaginar... Nunca unos ojos me llegaron tan hondo.


jueves, 16 de marzo de 2017

ay señor...



"El olvido esta lleno de memoria" dicen por ahi... y yo bebiendo diariamente ese veneno que lleva tu nombre...
No sé si escribirte y, aunque lo hiciera, no sé que podría decirte, que desearía llenarte todos los vacios que aparezcan en tu vida con besos y abrazos, que deseo tu corazon entre mis brazos, que hecho de menos contarte cuentos y recitarte poesia, y ver peliculas, y dar saltos de astronauta por cada uno de tus tatuajes...
Por mas que quisiera... intento no buscarte ni escribirte, y aqui me tienes perdido entre lineas sin sentido en un lugar que siempre habla de ti.


Intento no buscarte... porque primero tengo que encontrarme...

martes, 28 de febrero de 2017

Hay palabras que solo deberían servir una vez

Mereces saberlo. Te he engañado. Ahora mismo. Y sí, me siento mal, me salí del sendero (ese en el que tu siempre te has mantenido a mis ojos, con mas o menos acierto). No hay mas buenas noches contigo, espero verte en casa, cuando ambos volvamos y nos encontremos por casualidad, y nos giremos, y con suerte... nos digamos algo más que un hola, y podamos hablar alrededor de un café caliente, con la mirada en los ojos y sin saber que, en ese momento, estamos recuperando el sendero que dejamos cuando nos separamos.
Esta noche te he engañado... y he visto una de nuestras películas con otra persona, y la verdad no creí que llegaría a sentirme tan mal y... el curioso caso... es que mañana me levantaré solo y seguiré roto pensando que siempre (siempre) eres tu la que debe compartir mis películas, y mi cama nunca es la misma sin ti.

domingo, 5 de febrero de 2017

Tan lejos y tan cerca, como Enero y Diciembre...

Sabes... ese momento cuando la persona que te gusta de repente se queda totalmente parada mirando el suelo, o una esquina de la mesa, o de la habitación, o quizás un poco de agua del vaso.... Cuando para esa persona el tiempo casi se detiene en un instante. Como si en ese momento no fuese ella misma, como si estuviese volando entre estrellas y universos enteros durante unos pocos segundos...

Y yo te pregunto "¿en qué piensas?" y tú me respondes "en nada", y yo sé que mientes y en ese momento siento una terrible curiosidad de saber qué te ronda por la cabeza y sobre qué mundos vuela esa audaz mente soñadora. Y sonrío. Y ambos sabemos que no se puede pensar en nada, y que en lo que realidad piensas es en la vida.

Sabes... esos ínfimos momentos, demasiado escasos, cuando tu piensas en la vida... Yo te miro, y sonrío, tímidamente, sin hacer mucho ruido.
Porque pienso en ti.