martes, 1 de junio de 2010

Adicto

Hola, me llamo Abraham y soy adicto; pero no quiero dejar mi adicción, porque me encanta. Soy adicto a los susurros, a las caricias, a SUS caricias, a sus labios, a sus ojos... Me tiene atrapado y no me suelta, pero yo tampoco quiero irme, me tiene dominado, soy suyo. Puedo incluso a llegar a perder los sentidos con solo una mirada suya, en esos casos ya no hay control, me descontrolo y mi mente vuela, los latidos de mi corazón se aceleran. Otras veces me siento un niño pequeño y sólo quiero jugar y jugar y jugar... y nunca me canso de hacerlo. Enjaulado dentro del paraiso, pierdo la noción del tiempo. Da igual que esté bien, da igual que esté mal, cuando la veo y mi adicción surge todos los problemas se van y me quedo a solas... a solas con ella. Es la mejor adicción del mundo, LA ADORO.

2 comentarios:

  1. A ver si consigues... que esa sensación no se te escape nunca ;)
    Yo te ayudaré enano (L)

    ResponderEliminar